conciertos/Crónica/Festivales/MuSiCks

Crónica Ebrovision Vol. 16

_dsc0080

Satisfechos aunque no sorprendidos volvimos tras la 16 edición del Ebrovisión Miranda de Ebro en la que se colgó el cartel de sold out.  Si bien a priori el cartel no era muy llamativo, el festival mirandés consigue afianzar y ganar adeptos con detalles y cuidados, y hace que sea uno de los favoritos de público y artistas. Precios razonables, conciertos en el casco de Miranda, degustación gastronómica y un buen ambiente general entre los ebrovisivos prevalecen incluso sobre preferencias musicales. ¿Turismo de festival? Si son así de cómodos, vamos.

Viernes

El rock clásico de Quique González quizás era demasiado lento tras el huracán de Fuel Fandango y la impetuosidad de Belako, y no terminó de empatizar con un público todavía algo escaso.

_dsc0050

Belako

Los de Mungía sin embargo nos hicieron mover las cabezas contagiados por su arrollador directo, y es que Belako ha conseguido con solo dos LP estar presentes en los principales festivales nacionales y convencer a público y crítica de su valía. Sin duda, mejoran con cada bolo.

Sin apenas respiro llegaron unos experimentados en eso de hacer bailar al respetable: !!! (CHK CHK CHK). Su frontman, Nic Offer, dejó bien claro que está muy en forma pese a llevar 20 años sobre los escenarios. Imposible permanecer impasible y no esbozar una sonrisa.

_dsc0092

!!! (CHK CHK CHK)

Era el caldo de cultivo perfecto para la primera vez de Grises en el Ebrovisión, quienes presentaron su reciente LP “Erlo”, aunque los temas más coreados fueran Wendy, Animal o Plástico Eléctrico.

Sábado

Los sábados ebrovisivos son tradicionalmente una carrera de fondo, ya que los conciertos de mediodía y de tarde en el centro de Miranda permiten enlazar directamente con los del recinto principal, así que bien avituallados nos dirigimos a mediodía hacia la Fábrica de Tornillos.

Como ya consiguieran hace dos ediciones, Novedades Carminha pusieron patas arriba el recinto y, pese al calor sofocante de las 14h y las resacas, los gallegos firmaron uno de los mejores conciertos del festival. Definitivamente, el rock tropical de “Campeones del mundo” triunfó sobre la ola de calor.

La ciudad está llena de música, y permite hacer paradas técnicas a cualquier hora para bailar unos hits, como los de Jotapop o Brummel en el Suizo.

En un intento de repetir el momentazo Joe Crepúsculo del 2015, estaban programados en el Casco antiguo Franco, L Kan e Hidrogenesse, quienes aunque lo intentaron, no llegaron a la locura del año anterior.

img_5726

Hidrogenesse

Ya por la noche en la Multifuncional de Bayas, alternamos Escenario Estereoclub (cuya carpa se quedó pequeña en ciertos momentos) con el escenario principal, en el que descubrimos los delicados temas de los franceses Tahití 80, quienes pese a intentar la interactuación con teclista entre el público incluida, sólo arrastró a la mitad de la marabunta que esperaría más tarde a La M.O.D.A. y a Izal.

Nosotros en cambio preferimos darlo todo en la carpa Estereoclub, con congas, coreos, risas y antiguos conocidos de pasadas ediciones. Es parte del encanto del Ebrovision.

Y como cierre y fin de fiesta, unos viejos amigos del festival: WAS. WAS quiere al Ebro y el Ebro quiere a WAS. Con las energías ya a medias, bailamos los nuevos temas de Deu y compañía, que cerraron con el mítico On the floor.

img_5730

WAS

Hasta el año que viene, Ebrovision, porque no sé qué tiene pero engancha.

Marta Hiroko

Fotos: Sara Casas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s