Conciertos/Festivales/MuSiCks

El SOS 4.8 inaugura con éxito la temporada “festivalera”

sos2

Se calcula que unas 75.000 personas se congregaron el pasado fin de semana en el recinto ferial de “La Fica” en la ciudad de Murcia para “concelebrar” el primero de los grandes festivales del año.

Y es que parece que todo confluyó favorablemente para que esta octava edición fuera una de las más multitudinarias de su historia. La coincidencia con el puente de mayo, el magnífico tiempo, y un cartel que, sin ser de los mejores que ha conocido, sí contaba con los suficientes alicientes para atraer a un público variopinto y con ganas de darlo todo.

El viernes inauguraba el escenario principal  Xoel López que comenzaba su concierto con los acordes de “Que no” atrayendo hacía el “Estrella de Levante”, como la miel a las abejas, a la primera gran multitud de la jornada. Mientras en el escenario Radio 3, en un formato mas reducido, Los recientemente re-unificados Luna entonaban para un público de cierta edad las perlas que los han convertido en un grupo de culto. Pequeñas y delicadas canciones que trataban de sobreponerse al ruido procedente del escenario contiguo y que desconcertó un poco a Dean Wareham y los suyos. Un poco mas tarde se producía un nuevo duelo de escenarios: Supersubmarina versus Bigott. Y aunque los primeros se llevaron de calle a la muchachada, el zaragozano impuso su ley a golpe de canciones brillantes que fueron coreadas una a una por el nada desdeñable público asistente. Las siguientes en empuñar el micrófono fueron las madrileñas Hinds que demostraron porqué, sin haber publicado todavía ningún álbum, son una sensación en toda Europa. Y es que canciones como “Castigadas en el granero” son toda una delicia naif. Su actuación quedó eclipsada por la gran estrella de la jornada. Y es que nadie se quería perder a al gran tótem, al mito, al bocazas, al último de los famosos playboys internacionales, y es que Steven Patrick Morrissey genera filias y fobias pero, qué duda cabe, que su mera presencia aporta siempre una buena capa de lustre. Y eso que su propuesta musical cada día tiene menos encaje en un entorno tan propenso al hype como puede ser cualquier festival indie (cosa que hay que agradecer a los programadores del SOS 4.8). El concierto comenzó en lo mas alto con la memorable “Suedehead” el primer single de su carrera en solitario editado en 1988 con el cadáver de The Smiths aún caliente, y fue alternando temas de su prescindible último disco con maravillas como “The first Of The Gang To Die”, “Everyday is Like Sunday” o “I’m Throwing My Arms Around Paris”. Morrissey siempre ofrece un buen espectáculo. Canta maravillosamente, la banda suena impoluta y acompaña todo el show con multitud de detalles visuales. El problema suele ser el repertorio. Uno se pregunta por qué teniendo tan excelso cancionero se puede perder el tiempo con cosas como “Scandinavia” o el tremendo bajón reivindicativo que suponen “The Bullfighter Dies-Meat is Murder” pero en fin, son cosas del divo y aunque castiga al personal con menos temas nuevos que en su anterior visita, el recital deja de nuevo un sabor agridulce que apenas maquilla el cierre con “What She Said” un tema menor de “The Smiths”.

unnamed

El siguiente gran momento lo protagonizaron Metronomy que con su cuidada puesta en escena y sus píldoras de electro-pop de alta gama se metieron al público en el bolsillo desde el minuto 0.

En el escenario Radio 3, Years & Years, todo un hype del momento en las listas británicas, presentaron las canciones que formarán parte su primer disco y que acompañarán al super hit “King” con desigual fortuna. A esas horas de la noche los cuerpos ya no estaban para ciertas languideces y lo que necesitaban era justo lo que ofrecían en el escenario de al lado The Vaccines; adrenalina de la buena a base de rock & roll hiper-vitaminado. Comenzaron con “Teenage Icon” y a partir de ahí no quedaba otra que seguir hacia arriba, y hasta el infinito llegaron poniendo el SOS patas arriba con el inevitable “If You Wanna”. En el área de Radio 3 los encargados de repartir la correspondiente cera fueron Satellite Stories que con su Rock de baile, (sospechosamente parecido al de Two Door Cinema Club) cerraron la ronda de grupos de la jornada.

El sábado comenzó con una pléyade de grupos nacionales interesantes: Murciano Total, Mi capitán, El Último Vecino y Dorian que se vieron perjudicados por el horario y los excesos de la noche anterior aunque estos últimos congregaron la primera multitud del día. La segunda se la llevaron Los Punsetes cada vez más encantados de haberse conocido, defendiendo su canciones con convicción y con un público rendido a sus pies.

Temples aportaron la cuota de “nueva psicodelia”presentando su imponente “Sun Structures” (uno de los mejores discos internacionales del 2014 para Musicks) en un concierto magnífico y que dejó con la boca abierta a más de uno. Pero los protagonistas de la noche no eran otros que The National, o al menos eso creía el que escribe, ya que si hubo un concierto realmente masivo en esta edición del SOS 4.8 ese fue el de Lori Meyers. Ni siquiera el divino Morrissey fue capaz de reunir tal multitud y de crear un karaoke colectivo de tal calibre, que por otra parte engulló las delicadas melodías que Glass Animals interpretaban para los exiliados. Cada día está mas claro que lo granadinos juegan en otra liga ya que una gran parte de su público abandonó el recinto en cuanto concluyó su concierto.

11176424_1585268121690865_590922909_n

La 1 de la madrugada fue la hora en la que The National se subieron al escenario con toda su carga de profundidad. De nuevo estamos ante una banda que genera opiniones encontradas. Sublimes para unos y cansinísimos para otros, lo cierto es que los tipos intentan agradar. Sus canciones, adaptadas a grandes recintos, suenan mucho más intensas que en las grabaciones. Algunas hasta cuesta reconocerlas. En contraposición a la épica intimista de los americanos, el escenario Radio 3 rebosaba hedonismo y desenfreno con el french touch de Super Discount, el proyecto de Etienne de Crécy, que acompañado de Alex Gopher y Philippe Zdar puso a bailar a todo aquél que se acercó por allí (incluidos Marc y Belly de Dorian). El baile empezó y ya no cesó. Mientras Digitalism realizaban un correcto set dj, el escenario se quedaba pequeño para el desparrame colorista y pre-grabado de FM Belfast. Guille Milkyway petardeaba a gusto en el SOS club y unos 2 many djs más zapatilleros de lo acostumbrado cerraban el festival con… El Danubio Azul!!

Mención aparte merecen la acertada programación del escenario Jaggermusic, un lugar perfecto para propuestas mas minoritarias y donde pudimos ver entre otros a The Parrots, Disco Las Palmeras o Crudo Pimiento y las exposiciones, performances y charlas de la sección Arte y Voces algo que genera valor añadido y que se agradece entre tanta vorágine festiva.

SOS 4.8 culmina así una magnífica edición que borra nubarrones y que una vez más,  pese al problema crónico de los aseos, ha cumplido sobradamente las expectativas creadas y se consolida como un referente ineludible del mapa festivalero español.

Ángel Malone

SOS

Anuncios