Conciertos/Noticias

Crónica: Evan Dando en acústico en Stereo Alicante

IMG_5321

Obviamente los tiempos de gloria y popularidad de Evan Dando y de The Lemonheads ya pasaron. Lejos quedan ya aquellos discos y aquellas fantásticas canciones que marcaron una época.

Pero lo que uno no se espera del que fue todo un líder, y por que no decirlo, todo un sex-simbol generacional es que no se aprecie en él el mas mínimo signo de altivez o divismo. En su actuación del pasado viernes en la Alicantina sala Stereo se le vió tan cómodo y accesible como en su propia casa. Cierto es que el formato acústico y en solitario que presenta en esta gira se presta a la proximidad con el público, pero la actuación que presenciamos se pareció mas a una juerga entre amigos, en el mejor de los sentidos, que a un concierto de una (ex) estrella al uso.

Abrió la noche una telonera no anunciada: Sara Johnston, cantautora canadiense que está haciendo con Dando todo el tour, y que nos soprendió gratamente con su voz torrencial y con una emocionante versión del “Violently Happy” de Björk.

Nada más terminar la actuación de Johnston, Evan Dando tomó el escenario con toda la naturalidad del mundo, cargado con papeles con diferentes listados de canciones. Y sin más, empuñó la misma guitarra que había utilizado su predecesora y se arrancó a tocar tras saludar al público amablemente. El repertorio, como cabía esperar, se basó en un recorrido por sus discos en solitario. Pero siempre aliñado por los éxitos con Lemonheads que fueron, lógicamente, los más coreados por el público.

Los “cabezalimones” acuñaron en los 90 un puñado de canciones de pop perfectas que parece que el tiempo no ha tratado con la suficiente magnanimidad. Ya que incluso desnudas de toda instrumentación, continúan sonando impecables, y resulta especialmente placentero volverlas a re-descubrir.

Un Evan Dando realmente simpático y cercano fue desgranando una canción tras otra, sin apenas pausas, y con una divertida sensación de improvisación. Cortando las canciones sin ningún problema para re-ajustar la cejilla o simplemente por que le daba la gana. La telonera, Sara Johnston se subió en un par de veces, vaso en mano, para acompañar vocalmente al bostoniano, revelando una complicidad que parece ir mas allá de la música.

Tras una hora larga de concierto Dando se despidió sin dar opción a bises. Se echaron de menos algunos de sus mayores éxitos como “Into your arms” o “Confetti”, pero los derroteros del concierto fueron los que fueron y nos parecieron más que correctos.

 

Ángel Malone

Fotos: Mar Blanes

Anuncios