¿Qué hay de nuevo viejo?/discos recomendados

True, Spandau Ballet (1983)

1

En “¿Qué hay de nuevo, viejo?”, sección en la que desde Musicks restacamos discos olvidados de la historia musical, hoy sacamos del cajón el vinilo “True”, de la banda new romantic ochentera Spandau Ballet.

Sí, hablamos de álbumes físicos, de los que apenas hoy en día se usan, con todo el encanto que suponía el ritual de coger un disco, abrirlo y ponerlo en el equipo de música. Volvemos a realizar ese ejercicio tan sano que además supone re-escuchar discos antiguos, porque con esto de la sociedad de la sobreinformación, y entre tanta novedad diaria musical, pocas veces echamos la vista atrás y volvemos a escuchar como se merece a bandas míticas. Voy al grano, que parezco la abuela cebolleta.

Nos vamos hasta la década de los 80, con una banda precursora de lo que se llamó los nuevos románticos, subgénero musical que como sabéis tuvo lugar a principios de esa década en Inglaterra. Si, esos que llevaban hombreras, pelo cardado y mucho, mucho glamour. En oposición a la estética del punk, grupos como Duran Duran, Simple Minds, Culture Club, Soft Cell, A-ha o ABC entre otros muchos, representaron a los new romantics.

1

1

En la capital, Londres, nacía en 1979 Spandau Ballet, que con su disco “True”, alcanzarían un notable éxito. Los hermanos Kemp eran guapos, listos y, sobre todo, Gary Kemp, un excelente compositor y soberbio guía por elegir a Tony Hadley, con voz de barítono y muy peculiar.

“True”, influenciado en el jazz, R&B y el soul alcanzó el número uno en el Reino Unido, el Top 20 en Estados Unidos y en numerosas listas del mundo. Con este LP el grupo convierte su estilo en pop, llegando a ser “True” (canción homónima) una de las canciones más exitosas, nº1 en la UK Singles Chart y nº4 por América

Es verdad que temas como “Gold” o “True” que algunas radiofórmulas en España se han encargado de poner en bucle una y otra vez, lo que ha hecho que muchos se cansen de oír éstos y otros buenos temas de esa década. Pero hay otras inolvidables y menos conocidas dentro de ese mismo album, como “Communication”, “Lifeline” o “Foundation”.

Es obvio por tanto que el album fue un éxito descomunal. Lo volvieron a intentar con el siguiente, “Parade”, con Tony Swain y Steve Jolley (destacados músicos y productores de mediados de los 80 en la escena británica), pero ya no era igual, porque los productores no tenían tiempo para tanto. Producían a Alison Moyet, a Diana Ross, etc.

Lo dicho, os recomiendo ese sano y encantador ejercicio de rescatar y volver a escuchar viejos discos que por las razones que sea, nos marcaron durante una época. Y para mi uno de ellos fue este “True”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s